Ver

Contenido Principal

Jordi Juan Martínez y Rui Díaz Correia presentan en Madrid la Novela y la Narración corta ganadoras del 38 Premio Literario Felipe Trigo

Imagen

Jordi Juan Martínez y Rui Díaz Correia presentan en Madrid la Novela y la Narración corta ganadoras del 38 Premio Literario Felipe Trigo: “La capital inverosímil” y “El cuento del espejo” respectivamente.

Jordi Juan Martínez y Rui Díaz Correia son los protagonistas de este jueves 14 de noviembre, ya que han presentado en Madrid sus novelas “La capital inverosímil” y “El cuento delespejo” respectivamente, ganadoras de la trigésimo octava edición del Premio Literario Felipe Trigo, fallado en noviembre pasado y que edita la Fundación José Manuel Lara del Grupo Planeta. Este acto literario es el preámbulo de lo que será la Semana Literaria, del 18 al 22 de este mes, siendo la Gala el viernes 22; momento el que se conocerá a los ganadores de este año. Son diez obras finalistas las que hay, cinco en la modalidad de Novela e idéntico número en Narración corta.

En la presentación de las obras la concejala de Cultura, Ana Mansanet, ha vuelto a destacar el importante trabajo que llevan a cabo, tanto la comisión lectora como el jurado, durante todo el proceso de un premio literario como Felipe Trigo. Un Premio “consolidado y de prestigio tanto a nivel nacional como internacional. No en vano, año tras año el número de obras que llega desde Hispanoamérica es muy destacado”, subraya. Un Premio que convoca el Ayuntamiento y que se caracteriza por su independencia y prestigio.

Una edición, recuerda Mansanet, en la que se han presentado un total de 300 obras. Es un Premio, añade, que desde su primera edición se ha desarrollado de forma ininterrumpida y representando una clara apuesta de todas las Corporaciones Municipales por la Cultura y por este importante Premio literario, que es patrimonio de todos los villanovenses.

Por su parte, Ignacio Fernández Garmendia, de la Fundación José Manuel Lara, subraya que estas dos obras de la 38 edición del Premio Literario Felipe Trigo “son dos libros con un alto potencial literario, que conseguirán llegar a un público muy alto”.

Con respecto a la novela de Jordi Juan Martínez, Garmendia subraya que es una gran novela histórica con una reconstrucción emocional, con una escritura ágil y una conducción de la trama perfecta. Además, pone en valor la manera en la que el autor retracta a los personajes, y adelanta que tiene un final abierto con posibilidad de existir una segunda parte.

Algo que también ocurre, añade Garmendia, en la narración corta de Rui Díaz. Una narración con un diálogo que induce a la reflexión además de ser “fresca, ágil y divertida”, concluye.

El escritor Jordi Juan, que este año será también junto a Rui Díaz miembro del jurado, valora de forma muy positiva el Premio Felipe Trigo, ya que “nos da la oportunidad de hacernos visibles”. En cuanto a su obra, Martínez explica que la idea del libro surge “por esos sentimientos encontrados de amor y odio que una persona siente de su lugar de origen y de la Guerra Civil”. En ella, afirma el autor, se cuentan diferentes historias y se habla de los bandos enfrentados de la época, algo, añade, que sigue existiendo en la actualidad; aunque a otro nivel.

En cuanto al ganador de la Narración corta, Rui Díaz explica que la idea de su obra nació hace unos cuatro años y lo hizo adaptada al teatro. Posteriormente, lo retomó y volvió a adaptarla. El tema, afirma, sigue siendo de actualidad “reflejando la ingenuidad y el cinismo, reflejados en unos personajes que conducirán la historia durante toda la obra”.

Ambos ganadores, están trabajando actualmente en sus próximas obras, y se muestran ilusionados con su participación en los actos de la Semana Cultural, ya que además de formar parte del jurado y estar en la gala literaria el próximo día 22; presentarán sus obras el jueves 21 en La Jabonera.

Respecto a las obras, destacar que “La capital inverosímil” es una apuesta narrativa ambiciosa e híbrida, en la que se mezclan el género histórico y el policiaco, pasando por la novela bélica, la de espionaje o incluso el western. Cuenta un crimen atroz que tiene lugar en la capital sobrevenida de la República española. La víctima es Elvira Olaya, una joven brillante de la burguesía republicana, familiar de un alto cargo del ministerio de Gobernación. El Chino Mateu, un expolicía licenciado del ejército popular por las heridas recibidas en el frente de Madrid, será el elegido para esclarecer con rapidez y discreción el turbio asesinato. Una sólida galería de personajes, mitad imaginarios, mitad reales, entre los que destaca su magnético protagonista, y una intriga poderosa, repleta de giros sorprendentes hasta sus últimas páginas, son los resortes de los que Jordi Juan Martínez se sirve para brindarnos un sugestivo relato de final trepidante, ambientado en un tiempo tan cautivador y terrible como el de nuestra guerra civil.

 “El cuento del espejo”, la Narración corta, se sirve de un tono desenfadado para abordar cuestiones muy serias, ya que su autor, ha reflejado algunos de los entresijos de la política y los poderos a través de la mirada de sus observadores, puesto que la acción, transcurre en una empresa demoscópica, semanas antes de las elecciones que podrían cambiar el rumbo del país. En ese clima de tensión, la incorporación de un becario a la plantilla y la aparición de un representante del gobierno que trae una extraña y peligrosa petición, harán tambalearse los principios morales de sus protagonistas, reflejos de una sociedad en la que las preguntas y las respuestas, conllevan dilemas éticos. Con ritmo ágil y divertido, con diálogos rápidos y mordaces, Rui Díaz se sirve de un tono desenfadado para abordar cuestiones muy serias, combinando reflexión y frescura en una fábula sobre engaños, conspiraciones y trampantojos. Ya desde su título, el relato juega con una tradición que va desde los cuentos populares a Valle-Inclán o Borges. No en vano, los espejos siempre han representado el acceso a otro mundo: encontrar las diferencias con el que creemos conocer es lo único que puede acercarnos a la verdadera realidad.